El profesor Ramón Prada, premio internacional

Tres asturianos componen una sinfonía universal y anónima

Ramón Prada, Carlos Navarro y Javier Ideami idean una web que permite a los usuarios crear música a través de treinta fragmentos
M. F. A./GIJÓN. El Comercio Digital (13/2/2007)
Ramón Prada, Carlos Navarro y Javier Ideami han unido sus fuerzas en el único proyecto asturiano premiado en Labciberespacios. Su nombre, 'Deconstructed music', y su objetivo, construir una «sinfonía universal y anónima».

«Lo que queríamos hacer era una web interactiva, que permitiera, desde cualquier parte del mundo, en tiempo real, y viendo todo lo que hacen todos, crear una música con un desarrollo imprevisible», afirma Ramón Prada, que añade que se crea así una sinfonía colectiva, que acaba en cierto sentido con el concepto de derechos de autor.

Son treinta fragmentos de música del propio Ramón Prada con los que los internautas pueden jugar a la hora de componer. Unos fragmentos que además de dar una nueva forma a la composición irán asociados a colores primarios en la exposición. «Es música electrónica, aunque tiene toques de tradicional, sinfónica...», explica el compositor asturiano, quien añade que empleando el ratón -en cualquier lugar del mundo o el propio centro de arte cuando se exponga- cualquiera podrá pinchar la casilla que le permita poner su granito de arena a esa nueva composición «abstracta y novedosa».

La tecnología

Conseguir hace realidad el sueño de estos tres artistas que han unido sus destinos para la ocasión no ha sido sencillo. El programador Javier Ideami ha sido el encargado de que la técnica lo hiciera posible: «Es muy complicado porque hay que mezclar dos tecnologías diferentes», dice Ideami, y añade que es necesario que su web permita la interacción de los usuarios en tiempo real. Flash y PhP son las dos tecnologías empleadas para lograrlo. El proyecto será mejorado en las próximas semanas para su exhibición en Gijón a partir del 30 de marzo: «Queremos retocarlo y darle el toque definitivo», informa Prada, satisfecho por encontrarse entre los elegidos.

Su compañero Javier Ideami también se confiesa encantado: «Este el comienzo de la entrada de las nuevas tecnologías en los museos, es una tendencia de futuro imparable», afirma. Por esa y por otras muchas razones asegura que la puesta en marcha de Laboral es «una iniciativa muy interesante».